ConsejosStay Healthy

La Inteligencia Emocional, conceptos básicos

Últimamente se habla mucho sobre el concepto de Inteligencia Emocional. Como es un tema que esta tomando mucha acogida e importancia, les queremos hablar de ello en esta sección de Stay Healthy dividido en dos partes.
Comencemos por el principio, el concepto base:

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Es la capacidad que tenemos de controlar nuestras emociones y controlar nuestro comportamiento en función de las emociones de las demás y así comprender como somos y tiene un papel fundamental tanto en nuestra manera de socializar como en las estrategias de adaptación al medio que seguimos.

¿Te has analizado alguna vez y has encontrado que tiendes a vivir feliz y positiva y a solucionar tus problemas de una manera receptiva/asertiva; mientras que otros tienen a vivir constantemente irritables y solucionan sus conflictos llenos de irá?…… la respuesta es muy sencilla, tu tienes un dominio de tus emociones mucho más desarrollado que otros.

Te dejamos 6 elementos que conforman la Inteligencia Emocional

1. Autoconciencia: 

La autoconciencia es el autoanálisis de nosotros mismos, es ese momento en el que meditamos y escuchamos nuestra voz interior. En este proceso identificamos nuestros sentimientos, emociones, capacidades, puntos débiles, como estos nos gobiernan y aprendemos a conocernos a nosotros mismos.

Consejo: Dedícale por lo menos 30 minutos en el día (preferiblemente antes de dormir) a realizar un autoanálisis de las emociones que viviste. Aprende a no tomar decisiones a partir de episodios de rabia, espera el tiempo justo a que esta pase. Puede ser a la hora, el día sgte, una semana o el tiempo que necesites.

Ayuda tu autoanálisis con música relajante, un difusor o palitos de incienso y si quieres, escribe si te sentiste feliz, triste, molesto y como quieres cambiar ciertos comportamientos.

2. Autocontrol 

Como su misma palabra lo dice, el autocontrol consiste en controlar nuestras propias emociones para no dejarnos llevar por ellas. Aprendemos a ser conscientes de qué aspectos de una emoción podemos aprovechar o de qué manera podemos restarle poder a otra que nos daña más de lo que nos beneficia. En cierto sentido, buena parte de la regulación de las emociones consiste en saber gestionar nuestro foco de atención, de manera que no se vuelva contra nosotros y nos sabotee.

Consejo: antes de reaccionar frente a una situación o discusión acalorada cuenta hasta 10, respira profundamente y si es necesario retirate. Otro día si ves pertinente, retoma la conversación pausadamente.

3. Automotivación

Una vez generes ese autoconocimiento de ti mismo, piensa positivo y establece metas para tus emociones en vez de pensar en obstáculos. Gracias a la capacidad de motivarnos a nosotros mismos para llegar a las metas que racionalmente sabemos que nos benefician, podemos dejar atrás aquellos obstáculos que solo se fundamentan en la costumbre o el miedo injustificado a lo que puede pasar.

Consejo: escribe sobre tus emociones ya sean positivas y negativas y transformalas en resultados optimistas para alcanzar un equilibrio.

4. Empatía

Este punto se trata todo acerca de las señales. A nuestras mamás les escuchamos hablar sobre este tema: ¡Ten la mente abierta ante las señales que ta la vida! y tienen razón. La empatía consiste en saber leer el lenguaje corporal que los demás expresan y estos nos ayudarán a establecer vínculos más estrechos y duraderos con las personas con que nos relacionamos. Las personas empáticas son las que, en general, tienen mayores habilidades y competencias relacionadas con la IE.

Consejo: aprende a observar no solamente a ver, a oir no solamente a escuchar.

5. Relaciones Sociales

Consiste en saber tratar y comunicarnos con personas que nos resultan simpáticas o cercanas, pero también con aquellas que no nos dan buenas energías; con estas últimas, la Inteligencia Emocional nos ayuda a pensar en las causas que han desencadenado que otros se comporten de un modo que nos hace sentir tranquilos y a partir de ahí decidir cómo reaccionaremos ante lo que otros digan o hagan.

Consejo: analiza bien todo tu alrededor que influyó en las situaciones; antes de actuar.

¿Con qué cara amaneciste hoy, tu familia y compañeros de trabajo?

La próxima semana hablaremos sobre como la Inteligencia Emocional influye en el la parte laboral y les contaremos sobre un centro en la ciudad de Barranquilla dedicado a generar mejores procesos emocionales a donde tu podrás asistir.